Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Sostenibilidad - 11/12/2018

Análisis del ciclo de vida: Una oportunidad para ayudar al ambiente

4 min Tiempo de lectura

En un mundo cada vez más acelerado, el uso de productos y servicios de aplicación inmediata se han vuelto muy comunes, desde alimentos cocinados y procesados que se consumen en el instante, hasta sistemas de entrega que brindan servicios puerta a puerta en el momento que sea necesario. Todo esto ha generado que haya más empresas en el mercado, y como consecuencia más consumo de materia prima, contratación de personal, utilización de vehículos de todo tipo, etc., generando más contaminación y como consecuencia calentamiento global del planeta.

Esto ha provocado que se desarrollen herramientas tecnológicas (software) que agiliza la evaluación del rendimiento ambiental de un proceso o producto. En este punto entra en acción el análisis del ciclo de vida (ACV), el cual se define como un proceso objetivo para evaluar las cargas ambientales asociadas a un proceso, producto o actividad, considerando la energía, materia utilizadas y los residuos de todo tipo de vertido, determinando así el impacto generado con la finalidad de evaluar e implementar varias prácticas de manejo ambiental [1]. Es decir, la idea básica del ACV es analizar toda la generación de emisiones de gases contaminantes, efluentes de aguas, residuos sólidos, consumo de recursos naturales, ruidos, radiaciones, etc., desde el aprovechamiento de las materias primas hasta la eliminación de los desechos [2]. En este contexto, es común que se le conozca como un análisis “de la cuna a la tumba”.

Es tan importante el ACV, que existen normas estandarizadas, ISO 14040, 14044, 14047, 14048 y 14049, para regular su utilización [3–7].

El ACV puede ser complejo, si se quiere analizar varios procesos dentro de la fabricación de un producto o de un servicio, en especial cuando se tiene que realizar grandes inventarios de materia prima, cuando se tienen varios impactos ambientales dentro de procesos iniciales o intermedios, o se quiere interpretar los diferentes de los procesos analizados.

En este sentido, el ACV puede medir varios impactos directos al ambiente como: Cambio Climático, agotamiento del ozono, acidificación, eutrofización, formación de foto-oxidantes, toxicidad humana, ecotoxicidad, agotamiento de recursos abióticos, uso de suelo, entre otros. Al ser tantos impactos ambientales, ha sido de gran ayuda el desarrollo de software para procesar los datos. Este tipo de software procesa todos los datos obtenidos en cada etapa de producción, o de servicio, clasificando por ejemplo: la generación de emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, posibles efluentes tóxicos, o residuos al final de la vida útil de un producto. Además, utilizan varias metodologías avaladas por expertos que recogen varios impactos ambientales tal como el método Recipe 2016 [8], Impact 2002+ [9], Ecoindicator 99 [10], etc., que permiten tomar en consideración varios impactos que pueden producirse durante la fabricación de un producto o servicio. Al identificar los puntos de mayor generación de impactos, el software también permite relacionar esos impactos con un tipo de material utilizado o la energía consumida durante un proceso, y así enfocar los esfuerzos para disminuir el impacto ambiental que se genera en dicho proceso. Otra ventaja que presenta este tipo de software es que puede generar un análisis de sensibilidad, que indica la medida del cambio que puede producirse al evaluar el producto o servicio con diferentes metodologías o al realizar cambios dentro del inventario del ciclo de vida.

De hecho, existen varias compañías que han optado por utilizar software para establecer el análisis del ciclo de vida, entre los ejemplos tenemos una conocida empresa de fabricación de jeans, donde se ha logrado disminuir su consumo de agua en un 64 % [11], o la compañía Huawei que fabrica teléfonos móviles y que durante el ACV hecho al teléfono Huawei P9 Plus, ha logrado identificar que los mayores impactos están en el uso de la materia prima, y como consecuencia ha optado por restringir el uso de sustancias dañinas y además ha optado por utilizar empaques que contienen aproximadamente un 80 % de materiales reciclados [12].

Al establecer un ACV se logra encontrar las causas de los posibles impactos ambientales de un producto o servicio, los softwares creados para este fin, ayudan a las empresas a agilizar el proceso y disminuir el impacto ambiental que puedan generar sus actividades. Estos esfuerzos por mejorar el rendimiento ambiental de la empresa contribuyen a que progresivamente podamos vivir en un mundo que cada vez más comprometido con el cuidado ambiental y aprovechamiento de las herramientas tecnológicas.

Autor: Fausto Viteri Moya – Grupo de Protección Ambiental (GPA), Facultad de Ciencias de la Ingeniería e Industrias, Universidad UTE.

e-mail: faustor.viteri@ute.edu.ec

 

Referencias:

[1]         Aranda A, Zabalza I, Martínez A, Valero A, Scarpellini S. El análisis del ciclo de vida como herramienta de gestión empresarial. Madrid: Fundación Confemetal; 2006.

[2]         Klöpffer W. Life Cycle Assessment From the Beginning to the Current State. Environ Sci Pollut Res 1997;4:223–8.

[3]         ISO 14040. Gestión Ambiental. Análisis del Ciclo de Vida. Principios y marco de referencia. Geneva: 2006.

[4]         ISO 14044. Gestión ambiental. Análisis del ciclo de vida. Requisitos y directrices. Geneva: 2006.

[5]         ISO 14047. Gestión ambiental. Evaluación del ciclo de vida. Ejemplos ilustrativos sobre cómo aplicar ISO 14044 a situaciones de evaluación de impacto. Geneva: 2012.

[6]         ISO 14048. Gestión ambiental. Evaluación del ciclo de vida. Formato de documentación de datos. Geneva: 2002.

[7]         ISO 14049. Gestión ambiental. Evaluación del ciclo de vida. Ejemplos ilustrativos sobre cómo aplicar ISO 14044 a la definición de objetivos y alcance y al análisis de inventario. Geneva: 2012.

[8]         Huijbregts MAJ, Steinmann ZJN, Elshout PMF, Stam G, Verones F, Vieira M, et al. ReCiPe2016: a harmonised life cycle impact assessment method at midpoint and endpoint level. Int J Life Cycle Assess 2017;22:138–47. doi:10.1007/s11367-016-1246-y.

[9]         Jolliet O, Margni M, Charles R, Humbert S, Payet J, Rebitzer G, et al. Impact 2002+: A new life cycle impact assessment methodology. Int J Life Cycle Assess 2003;8:324–30. doi:10.1007/BF02978505.

[10]      PRé product ecology consultants. The Eco-indicator 99 A damage oriented method for life cycle impact assessment. 2001.

[11]      Edge. Análisis de ciclo de vida para jeans Americanino. Chile: 2018.

[12]      Huawei. Product Environmental Information Huawei P9 Plus. 2016.

Volver