Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Sostenibilidad - 27/03/2018

La transformación digital y la igualdad de género

3 min Tiempo de lectura

Son muchas las empresas consultoras, organizaciones sin fines de lucro y multilaterales que cada día nos presentan resultados de estudios que nos demuestran que la promoción de las diversidades y la igualdad de género al interior de las corporaciones es un buen negocio.

Para mencionar solamente algunas de las cifras más relevantes, según informe de McKinsey & Company, las empresas con mayor diversidad de género tienen en promedio un retorno a su patrimonio mayor en un 47% en relación a aquellas empresas que no trabajan en lograr esta diversidad.  Asimismo, los resultados operativos son 55% mejores en aquellas empresas con mayor diversidad de género.

Está claro que aún no se ha logrado la igualdad de género en ninguna empresa, y el caminar a recorrer es aún largo. De hecho, los expertos dicen que si las cosas van a la velocidad actual, tendremos que esperar más de un siglo para lograrla (y eso en los países más desarrollados).

En el Foro “Liderazgo desde Distintas Miradas” realizado por Telefónica con el apoyo del PNUD y ONU Mujeres, que tuvo lugar el pasado 20 de marzo de 2018 en la ciudad de Quito, Ecuador, todos los participantes del primer Panel fueron muy positivos en indicar que las tecnologías de la información y las comunicaciones, el teletrabajo y la inteligencia artificial brindarán oportunidades para una mayor equidad de género en las organizaciones.

Como bien sabemos, muchas mujeres trabajadoras y ejecutivas enfrentan la doble y triple jornada de trabajo, pues aunque ahora ocupan un alto porcentaje de quienes ingresan al mercado del trabajo, ellas siguen ocupándose de tareas propias de la economía del cuidado, en un porcentaje mucho más alto (3 a 1)  que su pares varones. Esta realidad hace que muchas opten por no aceptar cargos de alta dirección, para no ver comprometida su vida familiar. Es evidente que el desarrollo tecnológico será sumamente útil para las organizaciones,  y las personas que las componen, pero será de especial beneficio para las mujeres, en especial para aquellas que desean mantener un adecuado equilibrio entre la vida laboral y la vida personal.

María Sara Jijón C., LLM

Volver